FANDOM


¡¡Amigos...!! (友達...!!, Tomodachi...!!) es el capítulo #12 del manga Boruto: Naruto Next Generations.

ResumenEditar

Kakashi Icha Icha Aviso: Esta sección del artículo revela parte de la trama de la serie que tal vez no quieras saber.

A las afueras de un enorme edificio, Boruto observa boquiabierto los alrededores, entonces le pregunta a Tentō si fue él el que rentó el hotel y el jardín, y expresa que la vida del Daimyō es totalmente diferente, confundido por escuchar esto el Madoka le dice que esto es sólo la vida diaria para él, y que no es como si los hubieran comprado, de inmediato cambia de tema, y le pide al Uzumaki que de prisa le deje ver el Jutsu: Clon de Sombra, Boruto recuerda las palabras de Konohamaru sobre que esto también significa tomar una misión y que podría ser una buena experiencia de aprendizaje para él, teniendo esto en mente, concluye que no tiene otra opción, le dice a Tentō que mire de cerca y crea cuatro clones de sombra, generando gran asombro en el hijo del Daimyō, y al ver que ahora hay cinco Borutos, expresa que los ninjas son totalmente asombrosos y que es como esperaba del hijo del Hokage, el cual ahora piensa que quizás Tentō sea una buena persona por dentro, no obstante, este pensamiento es borrado cuando el mencionado dice que ha escuchado que el actual Hokage puede hacer más de mil de él mismo y que comparado a eso, parece un poco mal, con lo cual el Uzumaki piensa que esta misión va a ser más dura de lo que imaginó. Terminada la demostración de clones, Tentō le dice a Boruto que quiere ver otro jutsu, el llamado “Jutsu de Respuesta”, el Uzumaki lo corrige aclarando que es el “Jutsu de Transformación”, una vez corregido, el Madoka espera el jutsu mencionado, mientras el artífice piensa que le dará una sorpresa, realizando así el Jutsu Sexy y cambiando su apariencia al de una “belleza”, dejando así con la boca abierta a Tentō, al mismo tiempo en que Boruto continúa y usa el Jutsu: Harem tras transformar a sus clones en las mismas “bellezas”, y rodeando todos a un Tentō que aún no puede cerrar la boca, con esto, Boruto piensa que Tentō está tan conmocionado que ni siquiera puede hablar, sin embargo, esta suposición es borrada cuando el “objetivo” comienza a reír fuertemente y mientras piensa que es totalmente diferente de la reacción que estaba esperando, Tentō que se quita las lágrimas por tanto reír, dice que fue divertido, pero hubiera preferido un aspecto limpio y adecuado ya que desde que las chicas atractivas están entrando y saliendo siempre de su casa, está acostumbrado a verlas; esto ocasiona disgusto en el Uzumaki que deshace su jutsu y furioso le dice al Madoka que él es totalmente del tipo que no tiene amigos, confundido por esta oración, Tentō le pregunta si él no es su amigo, Boruto le dice que cuando le dijo que su cerebro era especial lo decía de la manera más colorida y le pregunta que mirándolo a él y a sus reacciones qué lo llevó exactamente a esa conclusión, pero para su infortunio, el Madoka sólo dice que está realmente feliz y que siempre ha querido un amigo ninja de su edad, dejando a Boruto furioso preguntándole si aún lo está escuchando.

Mientras saca un libro, Tentō le dice a Boruto que hablando de amigos, él siempre ha querido hacer esto junto a un amigo, el Uzumaki reconoce el libro, al mismo tiempo que el Madoka expresa que es si colección de “EPIS”, y le pregunta al rubio si a él también le gustan, quien ahora maravillado, recorre el álbum con su vista y le dice a Tentō que incluso consiguió la del evento promocional limitado “Kakashi Hatake – Modo Sharingan” y que en efecto él ha conseguido casi toda la colección, aclarando el propietario que él ha puesto todas las cartas raras en el libro y que ha conseguido toneladas de otras también, inesperadamente, Boruto se detiene, luego recorre a toda prisa las páginas y encuentra la carta que tanto estaba buscando, al notar la reacción del rubio, Tentō le pregunta si quiere esa carta, éste le responde que más que nada y que es la única razón por la que continúa comprando paquetes y que ésta es la primera vez que la ha visto en persona, tras escuchar esto, Tentō le dice que puede tenerla, para sorpresa del Uzumaki quien aún incrédulo le pregunta le pregunta si tiene idea de cuán rara es esa carta y si sabe lo que está diciendo justo ahora y enfatizando que es Super Extrema Rara, el Madoka le responde que está bien, además de que ha conseguido un duplicado de ésta, y que aparte de la carta del Hokage “El Séptimo Hokage”, él ha conseguido todas ellas; aun incrédulo, Boruto pregunta qué sucede con él, Tentō le dice que no es un trato tan grande y que no es difícil pensarlo, y que ha conseguido la más fuerte de todas las cartas, más poderosa que cualquier otra, la “Tarjeta GISA Negra”, sacando así su tarjeta de crédito, con gran sorpresa en sus ojos, Boruto pregunta si esa es una de esas “tarjetas de crédito” y si está bien para un niño tener una de esas. Sentado sobre su silla plegable, Tentō dice que con esa tarjeta puede comprar cualquier cosa que él quiera, y aclara que su padre se la dio a él por su cumpleaños, y que con esto, ni siquiera se pregunta sobre comprar cajas de “EPIS” y que él puede sólo comprar la tienda entera, aclarando que más temprano acabó comprando una tienda entera, y le dice a Boruto que si hay cualquier carta que quiera, no se preocupe acerca de contenerse y que sólo se ayude a sí mismo; al escuchar estas palabras, el Uzumaki recuerda cuando él mismo hacía trampa al conseguir códigos de los videojuegos y sus amigos Inojin y Shikadai le dijeron que no hiciera cosas como esas, entonces vuelve a la realidad cuando Tentō que tiene que haber algo a cambio, pidiéndole este que le enseñe ninjutsu, para confusión del Uzumaki, el Madoka explica que estaba pensando en convertirse en un ninja también, y que tras conseguir todas esas cartas, él comenzó a interesarse en los ninjas reales, con entusiasmo dice que los ninjas son fuertes y rápidos, y cool, y si le enseña ninjutsu, esas cartas de antes serán suyas, preguntándole al final si no es un mal trato, Boruto piensa estas palabras mientras aún sostiene el álbum, el cual pone sobre una mesa y le dice a Tentō que le enseñará, pero que él no necesita la carta, ya que cuando hay algo que realmente quiere, sin importar cuán difícil sea, es el alcanzarlo por sí mismo con su propia fuerza lo que hace que lo valga, y aclara que la razón por la cual va a enseñarle es por su seguridad, ya que después de todo, alguien de su estatus, debería saber al menos un jutsu de auto defensa para protegerse a sí mismo, levantando el puño, dice que ahora que está decidido, va a conseguir que entrene, y que no se rinda a medio camino, para felicidad de Tentō.

En medio de los árboles, hay un tiro al blanco colgando de una soga en una rama, un derrotado Tentō grita que ya no puede más y que no puede hacerlo, en lo que Boruto piensa que se dio por vencido rápido, el Madoka le pregunta al Uzumaki si realmente puede acertarle a algo como eso y que no cree que sea posible, entonces el rubio toma una shuriken del suelo y le explica que él no sólo las “arroje”, acto seguido, arroja esta shuriken, dándole al centro del blanco, y le dice que él quiere la sensación de “dispararla”, pero supone que es un poco difícil d entender, no obstante, Tentō se encuentra cabizbajo, tras notar esto, Boruto le dice que no está motivado por esto y le pregunta que por qué dice que quiere convertirse en un ninja, Tentō le responde que su padre siempre está diciendo que los ninjas son asombrosos, que ellos son personas en las que se puede creer y confiar y cuando él está trabajando, siempre está pensando acerca de los ninjas y nada más, y que es por eso que quiere convertirse en un ninja, para convertirse en un increíble ninja y entrar en una carta como ésta, y si pudiera hacerlo entonces quizás él le prestaría más atención a él y quizás él lo miraría un poco más de lo que lo hace ahora; Boruto recuerda que tuvo el mismo sentimiento con su padre, entonces le dice a su “aprendiz” que si ese es el caso, entonces acerca de endurecerse y mostrar más agallas, siempre y cuando tenga la motivación, él lo encontrará a medio camino y lo ayudará, cosa que alegra al Madoka.

Estando en los alrededores, Yamaoka busca con desespero al joven Tentō, preguntándose qué es lo que está haciendo el guardaespaldas, entonces lo divisa a la distancia, y corre hacia él, Tentō le dice que le eche un vistazo, ya que ahora está más cerca de golpear la marca, el viejo empleado le pregunta a Boruto cuál es el significado de esto, ya que lo que le pidieron a él fue que fuera su guardaespaldas y nada más, y que no puede sólo hacer cosas como ésta por su cuenta, el joven Madoka intenta explicarle, pero Yamaoka le dice que no puede hacer cosas salvajes e incivilizadas como esas, entonces Tentō le aclara que fue él quien le pidió a Boruto que hiciera esto y que por favor no le gritara, aun así, Yamaoka le dice que no importa que suceda, ya que él es el sucesor del Daimyō del País del Fuego y que no hay necesidad de que él haga cosas como esas, Tentō le dice que finalmente empezó a mejorar poco a poco, y que sólo le deje un poco más, Boruto se añade a la conversación y explica que está bien, ya que está empezando a conseguirle la habilidad a esto, y que además, Tentō está comenzando a descubrir cómo arrojar la shuriken por su cuenta, el cual ahora al tenerlo enfrente le pregunta si no está empezando a tener mucha más diversión que el usar el dinero de su padre para conseguir más cartas raras. Tentō mira a Yamaoka, el cual accede y dice que sólo será por el tiempo que estén aquí, para alegría del joven Madoka.

Pasa el tiempo, y el joven Tentō sigue practicando el arrojar shuriken, siendo instruido por Boruto, las shuriken golpean el blanco, sin embargo, no logran dar en el centro, se hace de noche y en un nuevo día, al fin una shuriken logra dar al centro del blanco, ante lo cual, el victorioso Madoka abraza al Uzumaki, quien le dice a su “aprendiz” que puede hacerlo si sólo lo intenta, éste dice que al fin lo logró, pero si no continúa practicando, lo perderá otra vez al instante, Boruto le da la razón y le dice que si no continúa practicando, su cuerpo pronto lo olvidará, pero si continúa practicando, él no sólo seguirá mejorando, y mientras saca la shuriken del blanco, dice que si continúa practicando, él podría incluso encontrar ese “algo”, Tentō mira sus manos desgastadas por entrenar y pregunta qué es ese algo, entonces Boruto le devuelve la shuriken con la que acertó el blanco y le dice que es “algo” que él no puede comprar con una tarjeta negra, para gran satisfacción del joven Madoka, que tras terminado el entrenamiento, dice que van a tomar un descanso.

Dentro del hotel en el que se hospedan, Boruto maldice al encontrar otro señuelo, Tentō que se ríe de él, le dice que realmente apesta en caer en las trampas, estando ambos jugando con cartas, con esto, el Uzumaki dice que esto lo pone en cero vida restantes, dejando como ganador al Madoka otra vez, luego de esto, Boruto le pregunta si aquí no hay alguna regla como mantenerse vivo por su fuerza de voluntad sólo una vez, Tentō que ríe de nuevo, le pregunta qué es eso. Entonces, cuando el rubio está a punto de sacar una nueva carta, ve que ésta es la de su padre “El Séptimo Hokage – Naruto Uzumaki”, con ello, él dice que eso le recuerda a Tentō que él había dicho que no tenía esa carta, cosa que éste asiente, confirmado esto, Boruto le pasa la carta y le dice que puede tenerla, el sorprendido Madoka le pregunta que si es de verdad, el Uzumaki le dice que es en conmemoración por acertar con la shuriken, con lo cual Tentō la recibe con asombro; entonces Boruto le dice que era justo como él quería que su padre lo viera, pero a causa de eso, hizo todo tipo de cosas estúpidas, e incluso falló en convertirse en un ninja, pero fue debido a que todos lo perdonaron, que es capaz de ser un ninja ahora, y que justo ahora él podría todavía ser como esto, pero algún día quiere ser un increíble ninja que sea capaz de apoyar al Hokage (pensando en Sasuke como este modelo a seguir), al instante, dice que esto va a ser muy difícil, llevando a que ambos niños rían, y pensando Tentō que de alguna manera envidia a Boruto.

Siendo el día de la despedida y a punto de despedirse, Tentō le dice a Boruto que éstos fueron sólo unos cortos días, pero fue divertido, concordando con esto el Uzumaki, el Madoka le pregunta si puede verlo de nuevo algunas veces, a lo cual Boruto le aprieta la nariz y le dice que no pregunte por cosas que ya sabe bien, preguntándole si son amigos, y dejando una sonrisa, entonces Tentō con mucha fuerza abraza al rubio.

Vigilando con una mira telescópica desde lo alto de un edificio, está un hombre que se comunica por radio avisando que el guardaespaldas está a punto de irse, la persona con la que habla dada por entendida comunica que entonces se llevará a cabo la misión esta noche, el hombre que vigila le pregunta si ha adquirido la “cara”, el contacto le dice que no se preocupe, y le dice que algo de su tiempo pudo haber sido desperdiciado pero no será suficiente para arruinar su plan, y que el Daimyō no tendrá otra opción más que aceptar la demanda de ellos, los Bandidos Mujina, el observador, le dice que está bien, y que se lo va a dejar a él llamándolo líder, revelándose que éste líder está ahora con la apariencia de Yamaoka.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.