FANDOM


¡¡El Valor de la Carta de Triunfo!! (切り札の価値!!, Kirifuda no Kachi!!) es el capítulo #13 del manga Boruto: Naruto Next Generations.

ResumenEditar

Kakashi Icha Icha Aviso: Esta sección del artículo revela parte de la trama de la serie que tal vez no quieras saber.
Boruto camina junto a Sarada y Mitsuki por un pasillo con el fin de ir a una oficina, preguntándole la primera cómo fue su misión de guardaespaldas, el Uzumaki responde que ésta fue para el hijo del Daimyō, su nombre era Tentō y fue totalmente como esperaba, él era totalmente ingenuo y un pequeño príncipe podrido, con terribles habilidades sociales y totalmente imposible de conseguirse llevar bien, y que al menos fue lo que pensó a la primera, pero después de que consiguió hablar con él un poco, descubrió que era inesperadamente un buen chico en realidad, y al final se convirtieron en verdaderos amigos. Al llegar los tres a la oficina, muestran cara de sorpresa al ver un gran desorden, cosa que expresa Naruto, y Konohamaru quien se encuentra organizando detrás de un escritorio les dice que ellos lo hicieron y que vean sus pies, Sarada le dice a su sensei que Mirai va a enojarse con él otra vez, y Boruto le pregunta si él los llamó aquí para ayudarlo a limpiar todo esto, sin embargo, el Sarutobi le dice que no sea ridículo, y si los llamó a la oficina, fue para “esto”, enseñando así un pergamino, explicándole a los tres que es una misión de rango B, tras escuchar esto, la Uchiha consulta que las misiones de rango B son de alta dificultad y que normalmente son puestas al cuidado de Chūnin o ninjas de mayor rango, cosa que el Sarutobi le confirma pero añade que hizo la decisión de que ellos serían capaces de ésta, y Mitsuki dice que no es realmente del todo extraño, ya que el actual Kazekage estaba despejando misiones de rango B cuando él era un Genin, llamando así la atención de Boruto y Sarada, pensando la Uchiha que es el camino que una vez fue tomado por el Kazekage, y como alguien que aspira a ser Hokage, es natural que ella deba ser capaz de manejar esto; y el Uzumaki preguntándose que ellos como Genin haciendo una misión de rango B, una misión de alta dificultad como la que el Kazekage solía tomar, suena increíble. Konohamaru les dice hora que no extravíen su foco, ya que aunque sus expectativas son actualmente altas para ellos, ya que en caso de fallar, todos en la aldea lo sabrán y esa sería una manera de dejar caer su reputación, y si las cosas van a mal terminarán compensándolo limpiando esta habitación desde cero, pero termina diciendo que por supuesto ellos no necesitarán preocuparse acerca de eso y que ahora le muestren algo de agallas, asintiendo así los tres.

Terminada la misión, y caminando por las calles de Konoha, Boruto afirma que definitivamente cumplirán la misión de rango B, mete la mano en su bolsillo izquierdo del pantalón y nota algo, al sacarlo descubre que es una carta EPIS y al verla nota que es la “Super Special Rare” que siempre ha querido y se pregunta qué está haciendo en su bolsillo, en ese momento se percata de que fue Tentō, que él sabía que no podría tomarla, así que él la metió en su bolsillo, y qué es lo que está tratando de hacer, siendo sólo un niño después de todo, no obstante, el Uzumaki decide que aunque realmente la quiere, no puede quedársela después de todo.

A las afueras del hotel en el que Boruto custodió de Tentō, el Uzumaki está subiendo por el exterior del edificio, mientras comenta sobre ese niño, incluso aunque fuera una broma, no puede creer que fuera capaz de colar algo dentro de él, un bolsillo ninja, y ya estando en uno de los balcones, comenta que si irrumpe sobre él de repente, probablemente le dé un ataque al corazón de la conmoción, y que se deslizará de forma genial y hará su aparición como un ninja duro en este balcón. Inesperadamente, Boruto escucha a personas hablar en las habitaciones del hotel, y se percata de gritos de espanto, con lo cual el rubio se esconde pensando que alguien podría verlo y que sabía que debía haber ido normalmente a través de la entrada, pero ahora escucha a alguien comentar quién pudo hacer secuestrado a Tentō y cuando lo atrapen, va a tener el infierno por pagar, llamando así la atención del Uzumaki. Estando un piso debajo de él, uno de los que conversa dice que los criminales se llaman a sí mismos los Bandidos Mujina; uno de los que habla es el Daimyō Ikkyū Madoka, el cual ya dado por enterado de quiénes son los secuestradores, pregunta cuáles son sus demandas, uno de sus escoltas le responde que son 500 millones de Ryō en dinero de rescate y la liberación de todos los presos de la prisión especial del Castillo Hōzuki, causando gran sorpresa en el Daimyō, el escolta sugiere que deberían poner una solicitud a los ninjas de Konoha, no obstante, el viejo Madoka se niega, argumentando que probablemente los bandidos ya captaron todos sus movimientos bajo vigilancia cercana, y que en toda probabilidad, ellos ya deben tener un espía en Konoha o incluso entre su personal, siendo así como ellos fueron capaces de lograr el secuestro de Tentō con este tiempo, y si hacen un movimiento equivocado ahora, esto podría poner la vida de Tentō en peligro, y mientras no conozcan el paradero o identidad del espía, no pueden permitirse el agravar la situación, y pregunta adónde quieren ellos que entreguen el dinero, a lo que responde el escolta que es el “Punto C66”, pero le pregunta al Daimyō que no es posible que esté con la intención de rendirse a sus demandas, a lo que responde Ikkyū que no sea ridículo, negando el que pudiera liberar a toda la escoria del Castillo Hōzuki, pero tienen qué hacer algo para intentar negociar algún tipo de compromiso con ellos, ordenando que por ahora, sólo preparen el dinero. Luego de haber escuchado todo esto, Boruto, aun sin creer lo que sucede, parte a toda prisa.

Estando en casa, Sarada entrena en su habitación mientras con los ojos cerrados apunta con una cuchilla a un blanco, acertando la primara en el centro, y arrojando así otras cinco, las cuales forman un pentágono estando ubicadas cada una en el borde del blanco, con alegría tras su acierto, la Uchiha piensa que rango B o no, ella está lista para cualquier cosa; en ese momento es alertada cuando alguien toca a su ventana a donde voltea y escucha a alguien llamándola, a quien ella reconoce como Boruto, el Uzumaki se disculpa con ella por llegar tarde y le pregunta si tiene un segundo; la Uchiha le pregunta qué sucede, el Uzumaki le aclara que no será capaz de hacer esa misión, dejándola así confusa a elle, y preguntándole a su compañero si esto es algo importante, confirmándolo este, ahora le pregunta si es algo de lo que no puede hablar, asintiendo nuevamente éste, y así dando por entendida Sarada, diciéndole ahora a Boruto que Mitsuki y ella se encargarán de las cosas en este extremo y terminando por decirle a su compañero que tome cuidado en lo que sea que necesite, a lo cual el rubio le da las gracias y le dice que le debe una antes de partir. Estando sola de nuevo, Sarada se quita sus gafas y dice que él realmente lo ha conseguido todo.

En la fábrica Nakayoshi durante la noche, el pequeño Tentō quien aún sigue atado, es librado de una bolsa que está en su cabeza por uno de sus captores, al poder ver, nota que quien le quitó la bolsa de la cabeza es Yamaoka, quien estando acompañado por los otros bandidos, lo saluda y le pregunta cómo se siente, el joven confundido le pregunta qué está sucediendo, con lo cual Yamaoka se disculpa y dice que todavía tiene qué introducirse a sí mismo, retirando parte de su pelo y cambiando así su apariencia drásticamente, así como quitarse las gafas, revelándose así un hombre enorme de contextura gruesa, y causándole gran sorpresa a Tentō, el nuevo hombre después de fumar un cigarrillo encendido por uno de sus subordinados le explica que el verdadero Yamaoka ya está muerto, y que ha estado muerto desde hace mucho tiempo; procede ahora a explicar que usó el Jutsu: Clon de Cadáver, una técnica prohibida que permite devorar y tomar la forma, memorias, habilidades y finalmente la vida de su objetivo, presentándose ahora como Shojoji, y aclarándole al joven Madoka que aunque luzca de esta manera, él es uno de esos “ninjas” que tanto ama, entonces se agacha frente al joven y le pregunta si también hicieron una de esas “EPIS” de él de las que tiene, el joven Madoka le responde que no lo sabe y que nunca ha visto una carta de él, a lo cual Shojoji, refiriéndose a que ellos hicieron una carta de Orochimaru y aclarando que es casi como él, preguntando por qué no hay una carta suya entonces. Tentō le pregunta a su captor qué le va a hacer, éste responde que tienen negocios con su padre y que justo ahora arrojaron algunas demandas absurdas a él y que por supuesto no están esperando gratis, ahora agarra al joven Madoka y le dice que lo cambiarán por ellos, recordándole lo que siempre decía que quería convertirse en un ninja increíble como los que hay en esas cartas, diciéndole que no le haga reír y que lo máximo que sería él es una carta para cambiar con el Daimyō y eso es todo lo que alguna vez será.

Tras caer Tentō al suelo, de sus bolsillos salen la Shuriken que le dio Boruto y la carta de Naruto Hokage, y tras ver estos objetos, Tentō recuerda cuando Boruto le dijo que puede hacerlo si sólo lo intenta, que justo ahora, él podría ser de la manera que es, pero algún día, quiere ser un increíble ninja que pueda apoyar al Hokage. Mientras tanto, Shojoji le pregunta a uno de sus subordinados si el Daimyō no ha dado respuesta aún, negándolo éste, a lo cual maldice de que está tratando de jugar duro; inesperadamente Tentō se libera de sus sogas estando aún atado de manos y apuntando con la shuriken que se le había caído, y con mirada desafiante le dice a su secuestrador que no lo subestime, sin embargo, éste le dice que está curioso de qué es lo que está planeando hacer con ese juguete, y que sería problemático si él resulta herido antes de terminar el intercambio, entonces el joven Madoka le dice que él no es un ninja, y que nadie podría reconocer a escoria como él como un ninja, siendo eso el por qué no hay cartas EPIS de él, para sorpresa de Shojoji, él ve a su rehén decirle que él podría no ser fuerte como un ninja, y al mismo tiempo que apunta la shuriken hacia su cuello, grita que al menos haciendo esto puede de alguna manera ser útil para su padre, incrédulo por lo que está viendo, Shojoji reacciona rápido y desarma a Tentō colocándole su mano derecha sobre su cara mientras sostiene la shuriken con la izquierda, diciéndole ahora al pequeño que pudo haber cambiado su opinión sobre él un poco, ya que nunca pensó que él intentaría eso, pero no puede tenerlo tirando a la basura su preciada vida, ya que después de todo, en orden para tomar su cara y usar el Jutsu: Clon de Cadáver requiere comer el cerebro cuando todavía está vivo, comenzando así a abrir enormemente su boca y enterrando así sus dientes en la cabeza del aterrado niño quien ahora grita. Justo a tiempo, Shojoji es pateado con gran fuerza, obligándolo a reponerse rápidamente, la persona que salvó a Tentō es Boruto, el cual le dice que tiene algunas buenas agallas después de todo, el joven Madoka sonriente le dice que llega tarde. Shojoji reconoce al que lo pateó como el hijo del Hokage, y el Uzumaki le dice a su amigo que se lo deje a él, ya que de aquí en adelante, éste es “nuestro” trabajo.

CuriosidadesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.