FANDOM


El Sucesor (後継者, Kōkeisha) es el episodio #468 del anime Naruto: Shippūden.

SinopsisEditar

Kakashi Icha Icha Aviso: Esta sección del artículo revela parte de la trama de la serie que tal vez no quieras saber.

Estando todos reunidos, Hagoromo proclama al sucesor del ninshū, siendo el elegido Asura, sorprendiendo a todos los que estaban en la sala, en especial a Indra, Asura le pregunta estupefacto a su padre por qué lo eligió a él, ya que no posee el talento de su hermano en el ninshū, Indra le pide explicación a su padre de por qué no es un digno sucesor, a lo que Hagoromo dice que acaban de informarle que la aldea que le confió se encuentra destruida, dejando perplejo a Asura y haciéndole preguntar a Futami si sacó al Shinju por la fuerza, a lo cual Indra lo niega, mirándole amenazadoramente con su Sharingan. Hagoromo le pide a Indra que le diga qué hizo, a lo cual le responde que hizo lo mismo que Asura, proporcionándoles el agua a los aldeanos y encargándose del Shinju, siendo la única diferencia que él lo hizo solo, como respuesta a esto, Hagoromo le dice que eso cambió radicalmente los resultados, ya que los aldeanos pelearon por los derechos sobre el agua, destruyéndose entre ellos, y que la felicidad que se obtiene fácilmente no dura demasiado, sin embargo, Asura eligió el camino de trabajar y sufrir con los aldeanos, y que la felicidad que se consigue con esfuerzo no se desaparece fácilmente; Hagoromo le reconoce el poder del Sharingan a Indra y continúa diciendo que Asura creció mucho, pero aún le falta poder y le pide que lo ayude con su poder para que el ninshū siga perdurando, ese comentario enfurece a Indra, haciendo que se marche, siendo acompañado por sus dos discípulos.

En la noche, dentro de una cueva, Indra está acompañado por sus dos discípulos, preguntándose por qué su padre no lo eligió, sus discípulos están de acuerdo con él y le dicen que con su poder, lo podría solucionar todo, le sugieren que vayan a ver a Hagoromo de nuevo y le ofrecen su ayuda, Indra les pide a ellos que lo perdonen, a lo que ellos le responden que les pidan lo que quiera, acto seguido, Indra los asesina.

En la aldea del ninshū, la gente está celebrando el nombramiento de Asura. Kanna se encuentra hablando con Taizō, revelándole éste que le alegra que eligieran a Asura como sucesor, debido a que Indra es muy listo y talentoso, pero tiene una parte severa y si lo hubieran elegido sucesor, cree que una parte de los aldeanos habrían tenido miedo, pero Asura comprende el corazón de las personas y su viaje lo hizo crecer, terminando diciéndole a Kanna que ella está enamorada de él y por eso lo siguió hasta la aldea, cosa que ella niega mientras se sonroja y golpea a Taizō, luego de ello, ella se pregunta dónde podría estar Asura.

Asura se encuentra reunido con Hagoromo, quien le pregunta a su hijo si aún no está convencido, confirmándolo éste, Hagoromo le dice que Indra cambió por culpa del Sharingan, ya que todos los que ven este ojo se sienten abrumados por su poder, sin darse cuenta ni Indra mismo, y por culpa de ese poder, su poseedor deja de comprender los sentimientos ajenos, cerrando así su corazón, luego le dice a Asura que él no es así, que puede comprender los sentimientos de los demás, y por eso, el ninshū nace del amor, de la confianza, de los vínculos de los compañeros, al unir las alegrías y penas, nació un vínculo por primera vez, un vínculo que desborda amor, y mientras exista, no se puede abusar del ninshū, pero si ese vínculo no existiera, este poder causaría desgracias terribles, Hagoromo se voltea hacia Asura y le dice que él y su hermano juntos pueden ampliar el vínculo del ninshū uniendo sus fuerzas por eso le confía su poder poniéndole la mano en la frente.

Kanna está buscando a Asura en la entrada de la aldea, decidiendo volver, pero escucha un estruendo, y al voltearse, ve una enorme formación de flamas púrpuras apareciendo detrás de las montañas, esta formación se eleva por los cielos y se dirige hacia la aldea a toda velocidad, estrellándose como un meteorito, la colisión causa un enorme impacto y asusta a los habitantes; Asura y Hagoromo corren hacia Kanna para verificar si se encuentra bien, cosa que ella confirma, entonces, divisan la formación púrpura frente a ellos y de entre las llamas, aparece Indra, Asura y Hagoromo corren hacia él, éste último preguntándole a su hijo qué significa esto, Indra le pregunta furioso por qué no lo eligió como sucesor, a lo que le responde su padre que lo que rige el ninshū no es el poder, sino el amor y así está decidido, Indra afirma que no necesita amor, que en su viaje buscó el dolor de los aldeanos al igual que Asura, pero que al final, dependían de su poder, que los débiles lo adoraban como a su rey buscando su poder, que el poder de Asura no bastaba, así que no pudo hacer nada sin la colaboración de otros, pero que él no es así, no necesita a los débiles, y creará un orden perfecto usando su poder, un mundo perfecto sin conflictos, Hagoromo, en respuesta a ese mensaje, le dice que eso era lo mismo que quería Kaguya y precisamente porque tienen poder, no pueden olvidar el corazón, que los demás no pueden avanzar tan rápido como él y que aquellos que no pueden seguir su ritmo le temen a un poder con el que no tienen un vínculo, siendo imposible gobernar mediante el miedo, Indra responde que en tal caso, gobernará por la fuerza, Asura intenta detener a su hermano y le recuerda cuando le salvó la vida, pero Indra le dice que ya él ya no es el de entonces, y no pude retroceder, revelando su nuevo poder ocular, recordando cómo atravesó a sus discípulos con elemento rayo y pidiéndoles que lo perdonen mientras lo dice entre lágrimas, ya que el Sharingan evoluciona cuando se pierden a los que ama.

Hagoromo se muestra espantado por ver hasta qué punto ha llegado Indra con tal de conseguir poder, Asura le pide a su hermano que se detenga, ya que no quiere pelear contra él, Indra, arrogantemente, le pregunta si cree que en verdad es rival para él y atacándolo con una ráfaga de rayos, a la cual Asura se defiende con una pared de viento, a continuación, Asura crea una esfera grande de viento que contiene cinco esferas pequeñas del mismo elemento en su interior, la cual arroja con fuerza hacia Indra, la que intenta incendiar con fuego negro, deshaciendo solo la esfera grande y siendo golpeado por las cinco esferas pequeñas, no obstante, Indra manifiesta una gran figura esquelética de color púrpura rodeando su cuerpo, éste reconoce el progreso de Asura, pero que no podrá vencerlo con eso, esta figura se vuelve mucho más grande, adquiriendo una armadura y ahora tiene piernas. Indra intenta aplastar a Hagoromo y Asura con el pie de su gigantesco humanoide, esquivándolos estos dos apenas, Asura intenta atacar con la misma esfera anterior, pero ésta es desviada fácilmente por la espada de este ser gigante, al cual ahora, Indra lo usa para golpear a Asura con su puño mandándolo a volar a éste, Indra se dirige nuevamente hacia su hermano, pero es atacado por los aldeanos, Hagoromo ordena unir todas sus fuerzas, respondiendo los aldeanos con la combinación de todas sus técnicas elementales, a lo que Indra desvía el ataque con la espada gigante y le dice a su padre que le podrá fina a los frágiles ideales de los que habla, y decidiendo terminarlos con un poderoso tajo de su espada; inesperadamente, las personas son protegidas por una barrera de una sustancia negra mientras Asura se encuentra rodeado por seis esferas de la misma sustancia, Indra reconoce esto como el poder de los Seis Caminos y dándose cuenta de que Hagoromo se lo entregó, lo cual lo enfurece y saca una segunda espada de su figura de chakra para así atacar a Asura con ambas; Hagoromo y los otros deciden ayudar a Asura juntando sus manos en una cadena y concentrando chakra, el cual adquiere la forma de un brazo y toca la espalda de Asura, quien en el plano mental, ve a su padre, quien le dice que el chakra es una fuerza que une los corazones de mucha gente y viéndose ahora rodeado por todos los aldeanos, entre ellos, Futami, Taizō y Kanna, acto seguido, Asura libera cuatro brazos de chakra que apartan las espadas de Indra e invoca una estatua gigante de madera con muchos brazos, aún más grande que el humanoide de Indra, Asura se posiciona sobre la cabeza de la estatua y está dispuesto a enfrentarse a la técnica de su hermano, lanzando una gran cantidad de puños de las manos de madera que destruyen la figura de Indra. Asura acude al auxilio de Indra, quien se encuentra derribado, pero éste le dice que no se acerque y mientras se levanta, le dice que no lo aceptará ni al ninshū ni a él y mientras se rodea a sí mismo en rayos, desaparece.

Hagoromo narra que tiempo después, corrió el rumor de que Indra fundó el clan del ninjutsu, imponiendo su ideal, luego dejó escrita en una lápida el desacuerdo que acarrea el Sharingan, pero que Zetsu Negro la utilizó haciendo que todo fuese en vano.

Mucho tiempo después, Hagoromo, en su lecho de muerte, le dice a Asura que llegó el momento, mientras se encuentra rodeado por Asura, Kanna y sus hijos más Futami; Hagoromo comenta que no logró guiar bien este mundo, cosa que niega Asura, diciendo que su voluntad transmitió el ninshū a un enorme número de personas, pero Hagoromo le responde que también están aquellos con los que no fue así y que la noche anterior vino Indra, quien le reveló que vino a trascender el futuro del ninshū y a convertirlo en un infierno, le dijo que siempre le temió al poder de Kaguya, pero al no afrontarlo, se limitó a huir usando esas falacias sobre el amor y los vínculos como escudo, que el futuro del ninshū que malinterpretó provocará luchas y desgracias y que no dejará de luchar hasta hacer destruido a Asura, al clan del ninshū y a su mundo, y que para lograrlo, su alma no dejará de reencarnarse una y otra vez, desapareciendo tras decir esto último; Hagoromo, con sus últimas fuerzas, se disculpa con Asura, pero que él le dice que esté tranquilo, que si el alma de Indra reencarnara eternamente, también lo hará la de él; Hagoromo le confía a Asura y a sus descendientes lo que ocurrirá en el mundo y muriendo finalmente.

Hagoromo narra que tal como dijo Indra, la lucha entre él y Asura continuó, largamente, eternamente, decenas de veces, y en esa lucha, el odio creó más odio y aumentó tanto que no hubo vuelta atrás, y continuó creciendo, aunque Asura e Indra murieran, ya que sus almas reencarnaron permanentemente en sus descendientes: Hashirama Senju y Madara Uchiha y ahora en Naruto Uzumaki y Sasuke Uchiha . Hagoromo ahora le dice a los Hokages que deben ayudar a Naruto y Sasuke como sea, ya que está convencido de que ellos conseguirán dar con la verdadera respuesta del destino de los ninjas que tanto se prolongó.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.